Un producto: Lechuga


Buscando por internet información sobre la lechuga me ha sorprendido mucho la información que he encontrado y ahora comparto con vosotros…

Podría considerarse una planta medicinal, porque tiene propiedades medicinales como:

-Propiedades sedantes.- sus hojas indicadas para reducir el nerviosismo o el exceso de ansiedad.

-Propiedades diuréticas.-estimulan la eliminación de líquidos del organismo. El consumo de manera regular de lechuga ayuda a impedir la formación de cálculos renales.

-Propiedades carminativas.-  ayuda a eliminar gases acumulados en el tubo digestivo.

-Propiedades  expectorantes, por lo cual resulta indicada para tratar enfermedades del aparato respiratorio.

-Propiedades de emenagogo, resultando muy útiles para las mujeres que presentan menstruaciones dolorosas. La mejor forma de utilizar esta propiedad es consumiendo infusiones de hojas de lechuga.

-Ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

-Propiedades analgésicas.- se puede utilizar de manera externa para reducir el dolor causado por golpes o torceduras.

-Propiedades limpiar y cuidar el cutis. Con las hojas de la lechuga  se puede realizar una mascarilla para tratar el acné.

100gr  20 calorías

Dietéticas.- por su mínimo aporte calórico y el elevado contenido en agua (más del 90%)
Tejidos.- Ricas en vitamina A, favorece el crecimiento de los mismos.
Sangre.- Vitamina K ayudan a la coagulación de la sangre.


COMPRA

Elige las de color verde brillante, con las hojas bien firmes y bien adheridas al tronco. Desecha las que tengan las puntas marchitas.


COMO CONSERVAR LA LECHUGA

Se conservan bien en una bolsa de plástico provista de agujeros, no hay que cerrarlas herméticamente porque se pudren.

La mejor forma de conservar la lechuga es guardarla en un tupper e interponiendo entre la lechuga y la tapa una hoja doblada de papel absorbente.

debemos retirar todas las hojas que estén en mal estado, así evitamos que “contagien” a las demás.

Lo mejor es conservarlas sin lavar, ya que si lo hacemos la deberemos consumir en un lapso no mayor a los dos días o se marchitará.

Ningún tipo de lechuga se puede congelar.

Cocina


Existen muchísimas variedades de lechuga, y no todas son adecuadas para las mismas recetas. 

Batavia.- Sus hojas, tiernas y dulces, son perfectas para hacer ensaladas y también cremas y purés.

Cogollos.- Tienen cierto sabor amargo, pero son muy crujientes. Combinan con sabores fuertes, por eso son los más adecuados para tomar en ensaladas con atún, pimientos, anchoas, aceitunas..

De Roble.- Hojas  rizadas de varios colores  recuerdan a la del roble, de ahí su nombre. Posee un agradable sabor dulzón, parecido al de la nuez.  muy ricas en minerales. Resultan perfectas para alegrar ensaladas que mezclan sabores dulces y salados.

Iceberg.- suave y poco crujiente, pero muy sabrosa. Mézclala con costrones de pan, tacos de pollo frito y cualquier salsa que te guste, desde la clásica césar hasta una vinagreta.

Lollo Rosso.- Hojas largas y estrechas, que adquieren un color rojizo-marronoso, y con un característicos bordes rizados.  Su sabor, ligeramente amargo invita a tomarla en ensaladas, siempre mezclada con otras variedades.

Romana.-   Popular, económica y muy sabrosa. Para ensaladas sencillas o contundentes. Combina con todo. También puede utilizarse para hacer cremas, flanes y rellenos.

Trocadero.- Válida para casi todo, pero deliciosa en crudo, mezclada con queso de cabra caliente, un puñado de nueces peladas, otro de uvas pasas y un chorrito de miel ligera

Escarola.- Hojas largas y rizadas, de color verde en la parte externa y blancas o amarillas en el interior.  Es la variedad más amarga, las hojas verdes son más amargas que las blancas y se recomienda consumirla sólo en ensaladas.

Canónigos.- Tiene un sabor suave y ligeramente amargo. Las hojas son ovaladas, alargadas y crecen en manojos abiertos.

Rúcula.- Sus hojas suelen ser largas y recortadas, aunque existe una variedad de hojas redondeadas. tiene un sabor picante.


Más recetas pincha aqui

Sugerencias:
-Con cebolleta.- añade unas cebolletas picadas a las lechugas verdes y romas y condimenta con una vinagreta de aceite y vinagre de vino blanco.
-Con flores.- Añade pensamientos y violetas a la mezcla de lechugas verdes, y enriquece con una salsa a base de yogur, aceite y menta.
-Con espinacas.- Mezcla lechugas verdes y espinacas tienas yaromatiza con una emulsión de aceite, vinagre de vino tinto y mostaza rústica.


CREMA LECHUGA